El mundo digital no son las redes sociales, estas sólo son una pequeña parte de un entorno más complejo. Juan Merodio nos cuenta en este vídeo deben enfrentar las empresas la transformación digital.

La nueva realidad obliga a las marcas a ser más transparente. La información se viraliza y cuando una empresa comete un error, tiene una repercusión que antes era impensable. Por otro lado, la sostenibilidad dependerá del cliente interno y el externo. El factor humano es cada vez más importante en las nuevas estrategias de negocio.

Todas estas cuestiones son parte de un cambio de paradigma que aún muchas empresas no han asumido.

 

Cómo enfrentan las empresas la transformación digital

Según Merodio, las empresas adoptan varias fases de cara a la modificación de sus modelos de negocio. El reconocimiento de la necesidad de la transformación no es instantáneo. Veamos cuáles son estas etapas:

 

  • Fase 1: Esconderse como un avestruz. Muchas empresas, en una primera fase, se esconden, como si fuera posible esperar a que pase esta revolución tecnológica y sacar la cabeza otra vez fuera cuando haya pasado.
  • Fase 2: Apartar el “problema”: Como en una especie de negación, las empresas tratan de apartar “el problema” del cambio en vez de aprovecharlo y sacarle partido a sus ventajas.
  • Fase 3: Admitiendo la realidad: Finalmente llegan a comprender que el cambio es una realidad y que no queda otro camino sino adaptarse a él. Esa adaptación, entonces, ocurre de manera poco profesional, invierten pocos recursos. Pasado un tiempo, comprueban que no es algo que se pueda tomar a la ligera. Necesita la implementación de verdaderos profesionales
  • Fase 4: Quiero resultados “YA”: Finalmente se impone una reordenación del modelo estratégico del negocio.  Las empresas empiezan a invertir en serio, porque quieren buenos resultados con urgencia.

Buena parte de las empresas españolas se encuentran en el paso de la fase 3 a la 4.

 

Objetivos de la transformación digital

Las empresas deberían marcarse unos objetivos de cara a este cambio de modelo e integrarlos en una estrategia de marketing global y completa. Algunos de estas metas deberían ser:

  1. Incremento de la productividad y eficacia en el funcionamiento interno de la empresa
  2. Mejora en la prestación de servicios/productos a clientes
  3. Gestión corporativa inteligente de la información y los datos
  4. Empoderar a los trabajadores a tomar riesgos controlados y ser recompensados por ello
  5. Humanizar la empresa
  6. Reducir la fricción en las interacciones con los clientes
  7. Incrementar la velocidad de las transacciones a los clientes
  8. Reducción de costes operativos
  9. Incrementar la lealtad a la empresa tanto por parte del cliente interno como el externo.
  10. Aumentar la cuota de mercado
  11. Acelerar la capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías

La experiencia del cliente debe estar en el centro de todo este proceso. Debes trabajar en responder lo mejor posible a las necesidades de tu cliente.

Te interesa: Estrategias de Social Media y Branding – Gaby Castellanos

Cómo enfrentan las empresas la transformación digital y cómo deberían – Juan Merodio
Valora este vídeo

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *